martes, 13 de julio de 2010

FLIPANDO PEPINILLOS

Me ha pasado hoy una cosa…uhmmm cuanto menos alucinante, bueno para mí lo ha sido porque me ha pillado de sorpresa y me ha dejado como diría un compañero que tengo “flipando pepinillos”…

Seguro que muchos estáis en redes sociales, yo también, no me avergüenzo (parece que ahora está mal visto), bueno el caso es que tengo un perfil creado en una red social que además me ha ayudado a encontrar a gente con la que quería retomar contacto, y con la que o perdí el número de teléfono o se cambiaron de domicilio etc… pero también ha ayudado a otros a encontrarme a mí.

El año pasado empezamos a juntarnos todos los compañeros del colegio, haría unos 16 años que no les veía, ya que me fui en octavo para hacer FP a otro sitio, bueno el tema fue que un día decidimos quedar todos, fuimos bastantes y fue bastante divertido, vas viendo como esta cada uno, por donde fue su vida etc..

Durante la primera quedada y días antes estuve hablando con el que había organizado todo que curiosamente fue un chico del que yo estuve muy enamorada, que fue mi primer rollito etc.. pero vamos de buen rollo, comentando donde se podía hacer la quedada y ya poniéndonos un poco al día. Durante la primera conversación estaba claro que no solo nuestras vidas habían ido por caminos diferentes sino con ideas muy distintas acerca de la vida, pero como me considero una persona tolerante y respetuosa con los demás e intento seguir el lema “vive y deja vivir”, y aunque había cosas que me sorprendían no quise dar mayor importancia a comentarios e intentar dar mi opinión con bastante mano izquierda.

Bueno para contaros bien la historia os diré que no me gustan nada los radicalismos, los extremos nunca traen nada bueno, al menos en mi opinión. No suelo hablar de política, futbol o religión si veo que la persona que tengo en frente es de aquellas con las que no podre exponer mis ideas y que sean respetadas, y no lo hago porque tengo bastante carácter, y como he dicho respeto todas las ideas y no creo que las mías sean “las únicas y verdaderas”, pero en cuanto alguien pasa de exponer su idea a tener que insultar las de los demás para hacerlo, entonces me convierto en LA MASA….

Podréis pensar que eso es ser hipócrita o peligrosamente “políticamente correcta”, pero yo creo que es ser prudente y evitarme tragos amargos a mí y a los que tengo alrededor..

En fin no me enrollo más y cuento lo que me ha pasado, ayer fue un día alegre porque nuestra selección gano el mundial, y creo que hasta la gente que no es futbolera noto esa alegría, yo soy futbolera, me gusta, no pagaría 3000 € para ir a Sudáfrica pero me gusta el deporte, me gusta ver a mi equipo ganar y sobre todo a mi selección, y no solo me siento orgullosa de ser Española en estos casos sino siempre.

Bueno pues ayer comente mi alegría en dicha red y hoy tenía un mensaje de este chico titulado “El opio del pueblo..a raudales, un pequeño gol para un hombre, un gran salto a la subnormalidad..pensaba que eras más lista”…y se acabo…¿Qué os parece? ¿Debo contestarle?¿O paso directamente de su culo?

4 comentarios:

  1. Yo le contestaría, me parece una falta de respeto total. Si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada
    Esto último no significa que no puedas dar tu opinión pero siempre SIEMPRE desde el respeto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Naray:

    Gracias por tu opinión, si le he contestado. Le he dicho, bueno pues parece que realmente no soy tan lista como tu pensabas, aunque claro no estoy al tanto de tus expectativas en cuanto a mi... pero bueno lo que me tranquiliza es que lo mio podría tener cura, pero cuando se es arrogante que se cree en la posesión de la razón...pues la cosa es un poco más difícil de solucionar. un beso.
    pd: compra all bran dicen que son buenos y te ayuda estar más contento y relajado :)

    ResponderEliminar
  3. Hace un rato tenia otro mensajito."veo que te picas...al menos sigues siendo muy ingeniosa.." ya paso de contestarle, creo que me esta buscando, y no le voy a dar el gusto, que se la pique un pollo.

    ResponderEliminar