miércoles, 21 de julio de 2010

DE SIRENAS Y CAPITANES

Llevo un rato pensando cómo iba a empezar a contar esta historia, he pensado que no lo llamaría cuento pues  los cuentos que tenemos en mente son aquellos que nos contaron cuando éramos pequeños donde siempre había un final feliz, tampoco lo llamaría fabula porque no lo es, y porque no tiene ninguna moraleja  constructiva, puede que tenga alguna pero no estoy segura de que fuese del todo constructiva.

Así que diré que es una historia, una historia de Sirenas y Capitanes, que se enamoraron  un día, que sabían que la suya era una historia imposible, y que aún así lucharon para estar juntos…aunque como esto no es un cuento, no hubo final feliz.

Como no podía ser de otra manera, se conocieron en el mar, mucho había oído hablar el capitán de sirenas, pero nunca había visto ninguna; la curiosidad hizo que se acercasen y se hablasen, así un día tras otro, la sirena lo acompañaba en sus viajes y el prometía que volvería para pasar el amanecer juntos.

Hubo un día que la sirena después de muchos amaneceres, se dio cuenta que nunca tendría piernas y que nunca podría vivir lejos del mar y que tampoco sería posible que su capitán viviese dentro del mar porque eso no era un cuento y nunca le saldrían branquias para respirar bajo el agua, y empezó a morir por dentro, quería mostrarle su mundo, quería poder cogerle de la mano y enseñarle cuando cosas bonitas había en el.

Llego el amanecer en el que la sirena dejo de ir al encuentro con el capitán, y el no entendió, no comprendió, empezó a pensar que le habría pasado a su sirena, empezó a volverse loco, sin pensarlo un día decidió echarse a la mar y buscarla, buscar su canto, y la busco, y la busco hasta que no pudo más, hasta que el cansancio, la sed y el hambre le vencieron y simplemente cayó al mar, al hacerlo, vio que allí estaba ella, ella contenta nado a buscarle, y le empezó a hablar de lo feliz que era al volverle a ver, pero el capitán no podía hablar,  se estaba ahogando, la sirena quiso hacerle reaccionar, “nada, tienes que nadar”, pero el capitán no la entendía, no podía oír sus palabras bajo el agua.

El capitán dejo de respirar, se ahogo. La sirena frustrada empezó a llorar y sus llantos eran tan fuertes que hicieron vibrar las aguas, lloro y lloro y nadie la podía consolar, hasta que llego el rey de las aguas y le pregunto qué le ocurría. Ella le explico, y el negó con la cabeza que no podía hacer nada, y ella le rogo, le suplico, le imploro que le devolviese la vida a su capitán, el rey de las aguas le dijo que eso era consecuencia de su estupidez y de intentar estar en otro mundo al que no pertenecía pero sintió pena del llanto de la sirena y consintió su petición, aunque solo seria con una condición ella nunca volvería a verle, ni a buscarle, y el sería devuelto a la vida sin recordar ese amor, esa historia.

Con el corazón lleno de pena ella accedió pues ¿para qué quería ella el cuerpo del capitán? Podría abrazarlo, podría tenerle siempre a su lado, pero ya nunca sería el, no volvería a oír su voz, ni a ver sus ojos brillar. Así que junto al rey de las aguas acerco a su capitán a la orilla y le devolvieron la vida.

Poco después unos pescadores lo encontraron y lo llevaron a su casa, esa fue la última vez que la sirena vio a su capitán.
Dicen que el no recordaba nada y nunca más volvió al mar, encontró una mujer de carne y hueso y formo una familia…también dicen que hay amaneceres en los que las aguas vibran y se escucha una sirena llorar..

FIN…chim pum… Ala ya me he quedado a gusto escribiendo alguna historia..espero que os haya gustado.





Palabrita de la niña ratón

8 comentarios:

  1. Preciosa historia, no la había oído nunca.
    Por cierto, me parto con la coincidencia de Enrique Iglesias xD

    ResponderEliminar
  2. Hola Naray, es posible que nunca la hayas oído, pq me la he inventado yo,jajajajaja, es que siempre me ha gustado escribir fabulas, cuentos y esas cosas..y me ha dado por ahí ya ves..
    En cuanto a Enrique Iglesias..creo que este pasado invierno y primavera ha estado viniendo bastante por España...eso podría explicar el tiempo...jejeje

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Andaaaaaa, que la has escrito tuuuu!!... que paleta que soy... jajaja
    Oye pues preciosa ehhh. Espero impaciente la próxima.

    Por cierto, por si Quico lee esto... Ayer estuve leyendo tu blog (me gustó mucho) flipé con lo del cangrejo. Quise dejar un comentario y continuamente daba un error (502 o algo así). Te lo digo por si puedes solucionarlo...

    Gracias ratoncilla por prestarme este espacio para comentar a Quico :-D

    ResponderEliminar
  4. Gracias Naray, bueno para no faltar a la verdad.. he de decir que la base de la historia es de una canción que oí componer a un amigo y al cual le di ideas para la composición, pero en mi historia yo le he dado un cierto protagonismo a la sirena..y he cambiado el final... :) cuando este inspirada escribiré otra.

    Quico; voy a cobrarte alquiler de espacio jijijij :), es broma.. a mi lo del cangrejo tb me dejo patidifusa!!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Naray, creo que problema solucionado, verdad? Tu comentario está publicado. Un Ratón, no creo que deba pagarte nada verdad? las primeras veces no es gratis...?? xD

    Por cierto, bonita historia, extrapolable a alguna que otra de esas relaciones difíciles que hay por ahí.

    Ciao ciao!

    ResponderEliminar
  6. Essssttaaa biennnn.... te dejaré un espacio libre solo y en exclusiva para ti...

    Uhmmm creo que le has visto el punto a la historia Quico... mírale que avispao...

    Bikiños a toos

    ResponderEliminar
  7. Todo ok Quico
    Muchas gracias ratoncilla por no cobrarle a Quico, si se debe algo pásame a mi la factura... pero sin IVA ehhh jajaja ;)

    ResponderEliminar
  8. ¿Como os voy a cobrar con la ilu que me hace que me dejéis comentarios??? jijijijiji

    ResponderEliminar