miércoles, 14 de julio de 2010

EL PESO DE MI CORAZÓN

Esta mañana estaba buscando una cajita o una bolsa donde poder llevar mis hilos de colores para poder terminar las invitaciones de boda que me encargaron (si hago invitaciones, algún día haré fotos y pondré algunas), y he encontrado un monedero pequeñito que hacía mucho que no utilizaba, y he pensado genial, me viene genial.

Cuando lo he abierto he visto que había una pequeña chapa dentro, una chapa de un concierto, una chapa pequeña con un gran significado, con un recuerdo… recuerdo de una noche que llovía, de los nervios agarrados al estomago, de la magia al entrar y verte subido en el escenario, de la electricidad de saber que me estabas buscando con la mirada, del cabalgar mi corazón cuando sabia que esa era mi canción, de la emoción al encontrar tus besos tanto años atrás perdidos, del sabor a hogar de tu boca, de mi dolor de tripa de la risa y la alegría que sentí…y así he estado hasta llegar al coche y ver que me pesaba el corazón, y como si de una historia se tratase he oído hablar a mi cerebro y a mi corazón:

  • No te preocupes corazón, es solo un pinchazo, hacía mucho que no pasaba, la herida casi está cerrada, como las heridas físicas a veces duelen con el cambio del tiempo, los recuerdos a veces hacen que te adolezcas pero sabes que pasará. Voy a desviar ahora mismo los pensamientos, y voy a pensar en el viaje a Australia, en la salida con las amigas…en todas esas cosas que nos hacen feliz- dice el cerebro

  • ¿Cuándo dejará de doler?, es verdad hacía mucho que no dolía, pero cuando lo hace, lo hace con fuerza- pregunta el corazón

  • No lo sé, no sé cuando dejará de doler, pero no dejaré que lleguen los recuerdos, no dejare que vuelvan.- responde el cerebro.

  • Fue tu culpa, tu decidiste que lo mejor era terminar, demasiadas cosas en contra, dijiste, demasiadas diferencias, demasiadas cosas que resolver, pero ahora el que sufre soy yo.- grita mi corazón.

  • Sabes que era lo mejor, tenía que cortar de raíz, sabes que hubieses sufrido mucho más después, ya lo hiciste una vez- dice apesadumbrado mi cerebro.

  • Ya no importa porque ya nunca lo sabremos, y ahora cállate y piensa en otra cosa, estás haciendo llorar a los ojos-concluye el corazón..

Hay veces que tomamos decisiones que nos acompañan toda la vida, a veces acertamos y otras veces no, pero sea como sea hemos de aprender a vivir con ello, aceptarlo y seguir adelante. ¿y tu? ¿tienes una decisión de esas que te hacen que te pese el corazón?


2 comentarios:

  1. Por suerte para mi corazón y mi cerebro tengo memoria de pez, además de que cuando tomo una decisión soy como una apisonadora
    El tiempo lo cura todo, aunque parezca un tópico es verdad
    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Naray:

    ¡¡que suerte!!yo tengo memoria de elefante y tomando decisiones no llego ni a rodillo..:)
    Si el tiempo lo curo todo,pero hasta que pasa ese tiempo....
    Muchas gracias por tu comentario..por cierto estoy deseando leer como acabo tu viaje...si llegasteis al destino o andas escribiendo desde un lugar recóndito de nosedonde...jijij.
    Un besote

    ResponderEliminar