jueves, 18 de noviembre de 2010

MI AMIGA

Ayer descubrí que por muchos años que pases al lado de alguien nunca la llegas a conocer si esa persona no se da a conocer, que si de verdad no queremos que alguien se entere de algo, no se entera.

Hace unas semanas llame a una muy buena amiga mía que vive a unos cuantos cientos de kilómetros de mi, pero a la que quiero muchísimo y  con la que a pesar de que no hablamos todos los días considero una de mis mejores amigas, el caso es que no me cogió el teléfono, y le mande un sms diciendo que hacía mucho que no hablábamos que tenía ganas de saber de ella. A los días me mando un mensaje y me dijo que estaba pasando por una racha mala, que no tenía muchas ganas de hablar, que ya pasaría y que la semana siguiente me llamaría.

Automáticamente pensé que era algún lio con un tío, mi amiga para mi tenía una vida bastante envidiable, estaba soltera, vivía sola en un pueblo de la costa de España, es subdirectora de la sucursal de un banco, esta divina, tiene una personalidad arrolladora y es súper simpática, pero siempre ha tenido problemas con los hombres, es decir no terminada de cuajar ninguna relación con ninguno y la que tuvo fue una relación muy tortuosa y mareante. De hecho alguna vez pensé que buscaba chicos  que eran inferiores intelectualmente a ella simplemente para luego despedirlos rápidamente, y así seguir diciendo que no encontraba el hombre de su vida.

A mi amiga además le encanta la vida nocturna, la conoce todo el mundo en el pueblo de la costa y eso que es grandecito y ha trabajo muchas veces en bares, discotecas etc..  a mí este mundo hace años que me dejo de interesar, quizá por el hecho de tener pareja, no lo sé. Igualmente todos los años voy con otra amiga a pasar al menos un fin de semana con ella en verano, luego ella viene en Navidad, e incluso nos hemos hecho algún viaje, por no decir que vivimos juntas durante nuestra estancia en Inglaterra (allí es donde nos conocimos).
Durante los años que llevamos siendo amigas, ya son unos cuantos, no solo he aprendido a apreciar a mi amiga sino que además siempre la he admirado; siempre me ha parecido que tiene una fuerza grandiosa, que tiene una personalidad arrolladora y que podía con todo y que además sabia vivir la vida, para seros sincera, cuando íbamos a visitarla a veces me sentía un poco fuera de lugar, tenía una vida tan diferente de la mía, donde ella vive todos los chicos y chicas son divinos, incluida ella, esta delgadita, va a la ultima etc.. Y yo pues soy lo que llaman una mujer con curvas, y he de confesar que yendo allí  me sentía un poco acomplejada, sobre todo porque cuando ella y yo vivíamos juntas teníamos la misma talla, una talla estándar (una 40), yo he seguido igual y ella ha adelgazado bastante. A pesar de todo nos llevábamos de maravilla porque yo soy una persona con bastante poca vergüenza (en el sentido bueno de la palabra) y nada me paraba, y porque que se fijasen los tíos en mi me daba bastante igual (como soy miope nunca me doy cuenta de si me miran o no).


Mi amiga me llamo ayer, y yo pensé que me llamaba para felicitarme, pero cuando cogí el teléfono, mi amiga no parecía mi amiga.

  • Hola Ratoncita ¿Qué tal? Tienes un ratito para hablar
  • Hola Gallinita, pues claro, ¿Qué te pasa?
  • Lo que te voy a contar es un poco fuerte, ¿Te acuerdas que te dije que estaba pasando por una mala racha? Estoy ingresada en un centro de trastornos alimenticios, Ratón llevo 14 años siendo bulímica, sufro de bulimia nerviosa.
  • …. (para seros sinceros, no sabía que decir..), ¿Qué me dices tía? ¿Pero, estas bien?
  • Pues ahora estoy mejor, ahora que he dado el paso de reconocerlo y he empezado a ir la centro me he quitado un peso de encima, aunque lo estoy pasando bastante mal.
  • (En mi cabeza se apelotonaban un millón de preguntas que no sabía si debía hacer ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué?, además como ya he dicho es una chica culta, inteligente, con éxito, no entendía…) finalmente le pregunte- ¿Por qué?
  • Empecé con 16 años, tu sabes que nunca me han gustado mis piernas, empecé un día antes de la universidad, al principio me costaba, me tenía que provocar el vomito y se me notaban los síntomas , ya sabes, rojez de ojos, aliento etc..pero ahora soy capaz de vomitar con solo beber agua, con la coca-cola vomito mejor. Me pego atracones de comida, me como lo que sea, y luego simplemente bebo un sorbo de coca-cola y lo hecho.
  • (Estaba alucinando con esa sinceridad tan brutal)- Pero tía, ¿Cuándo? He vivido contigo, y nunca he sospechado nada, siempre pensé que habías adelgazado porque llevas un ritmo de vida frenético.
  • Mira ratón si no quieres que alguien se entere, lo haces tan bien que nadie se da cuenta, ni siquiera mis padres han sospechado nunca nada. Vomito tres-cuatro veces al día, cuando vivíamos juntas ya vomitaba, en el viaje a punta cana vomitaba todas las comidas, por eso siempre que íbamos a la habitación te decía que pusieras la música. No te imaginas lo que es que tu vida gire completamente alrededor de cuando puedes vomitar y donde, elegir bien el momento y el lugar para que nadie sospeche.(Debo decir que mi amiga estaba delgada, pero nunca fue realmente alarmante, quiero decir no estaba en los huesos, estaba delgada pero dentro de lo que ahora se considera normal, talla 36-38)


Estuvimos hablando más de una hora, me dijo que todo había venido por su propio nivel de auto exigencia, que no le permitía engordar ni un solo kilo, estaba mal visto, quería ser una superwoman, que se había metido en una espiral de estudios, trabajo etc, en la que no se permitía parar a decir estoy enferma, necesito ayuda, porque eso suponía hacer un parón en su carrera y no podía permitírselo. Hasta que empezó a haber sangre en las heces y entonces se dio cuenta que no era normal, que no es normal llevar 14 años de tu vida de esa manera y decidió dar el paso de contarlo ponerse en tratamiento y parar esto de una vez.
Me conto que la vida en el centro es durísima, llora de rabia porque la obligan a comer si empieza a comer, ha de comerse todo, por supuesto ha pasado de ser bulímica a anoréxica, puesto que ya no tiene acceso a darse atracones y vomitar, directamente no come. Mi amiga esta medicada, de baja y cambiando completamente su vida. Pero lo que más afectada me dejo es que dijo.

  • Pero ratón el problema es que yo no quiero engordar, sé que estoy enferma, sé que esto puede acarrearme verdaderos problemas de salud pero no quiero engordar.


Sentí una pena profunda por mi amiga, esclava de su cuerpo y lo peor de su mente, quiso ser tan fuerte que estuvo 14 años sin contar nada a nadie porque se avergonzaba, pero hoy es capaz de reconocer que a pesar de todo su mente no la deja tranquila y le dice que no engorde.
La dije lo único que pensaba que podía decirle, que para mí y para todo el mundo que la rodea y la quiere, Ella no es simplemente un cuerpo ni unas piernas es mucho más, es una chica fantástica, decidida, divertida, inteligente y nada tiene que ver su físico. Que tiene que pensar porque la gente la quiere, no será por tu físico sino por las cosas que les aportas, y que eso a pesar de una enfermedad y un largo camino de recuperación lo tiene que tomar como un paso muy importante en su vida, ya no tendrá que depender de eso nunca más.

Sé que a mi amiga le falta mucho para recuperarse, a mi me tendrá a su lado cuando venga el bajón, pero ahora me da miedo pensar lo subyugados que estamos del peso, del cuerpo, de las medidas y de la sociedad y lo difícil que es ignorarlo.



Palabrita de la niña ratón

7 comentarios:

  1. Por desgracia dos amigas mías han pasado por eso y responden al mismo patron que tu amiga.
    Chicas muy inteligentes, guapas, con mucho encanto y sin embargo muy inseguras (o esa es a la conclusión que yo he llegado cuando he sabido de su problema)
    Cierto es que estamos muy presionad@s por la sociedad para tener un aspecto X pero el principal problema, creo, es que no nos queremos a nosotros mismos, somos inseguros, y tenemos una necesidad enfermiza de ser aceptados por todo el mundo, de que nos quieran
    En cuanto a conocer o no a las personas, efectivamente conocemos o damos a conocer lo que quieren/queremos
    Espero que se recupere.

    ResponderEliminar
  2. Joe, es una enfermedad verdaderamente terrible, no quiero ni imaginar por lo que está pasando y lo que ha pasado ya. Lo único que se me ocurre que le pueda ayudar es que los que la queréis le expresen su máximo cariño. En que trampas somo capaces de caer. Y qué peligroso es no contar con alguien para contar este tipo de cosas y esconderlo durante tanto años...

    Pd. Hasta que has puesto que problema tenía ella pensaba que teniamos una amiga en común! Cuánta coicidencia: geográfica, profesional, física... me he asustado y todo! De verdad! xD

    Un saludo y ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Hola Naray:

    Creo que tienes toda la razón, mi amiga a pesar de todo es una persona que tiene la necesidad de ser aceptada por los demás y precisamente alrededor suyo lo que ve es eso.
    Además de que creo que tiene una falta de cariño brutal, la propia enfermedad hace que te alejes de los demás sin embargo los necesitas.

    Hola Quico:
    Lo esta pasando muy mal, pero al menos ya no se siente sola,estar en el fondo del pozo y no tener a nadie que te ayuda a salir es muy muy jodido. Ojala no sea tu amiga, ella de momento lo lleva bastante discretamente, supongo que tiene que ir poco a poco.

    Un beso a los dos

    ResponderEliminar
  4. Puff, vaya historia!! Yo en el instituto tuve dos amigas con trastornos con la comida. Una anoréxia y otra bulímica nerviosa. Con la que tenía anorexia peleé mucho para que fuese al médico, pero nunca me hizo caso y se acabó distanciando. La otra dejó el instituto sin decirnos nada y tardé como 10 años en volver a verla. Ese día me contó que había tardado muchos años en recuperarse. Es una pena porque no quieren ayuda de nadie.

    ResponderEliminar
  5. Hola Aliena:

    Yo espero que ya que mi amiga ha dado el paso se recupere, por que tampoco es una niña.
    Si es una pena que no quieran que las ayuden pero es que en ese caso es que ellas todavía no se han dado cuenta que tienen un problema..
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Esto es asi querida ratona, estamos inmersos en una sociedad de consumo donde priman los valores de la estetica, de las medidas y de la imagen impueta por los canones de la belleza.
    Si no consigues encontrar tu lugar, asumir tus limitaciones y sobre todo buscar los umbrales de los patronos esteticos impuestos, sabiendote querer, pueden generar trastornos como estos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Dr:

    Podría usted decirlo más alto pero no más claro. Pero lo que no deja de ser cierto también es que es una verdadera pena que dejemos escapar la vida así por una gilipollez como el cuerpo, en el hoyo da igual si eres flaco, gordo, feo o guapo..

    ResponderEliminar