jueves, 10 de febrero de 2011

Una retirada a tiempo es una victoria

Una retirada a tiempo es muchas veces una victoria, y llevado al terreno sentimental es la mayor de las veces una victoria. ¿Quién no se ha arrastrado alguna vez por amor? Pues yo creo que casi todos hemos dejado alguna vez la dignidad de lado y hemos hecho o dicho cosas que en el futuro pesan sobre nosotros.

Es increíble como personas hechas y derechas somos capaces de invocar al Ángel caído si hace falta cuando nuestro corazón se ve tocado y hundido por una ruptura. Hay gente que se mantiene digna  a pesar de tener pensamientos de “arrastrarse cual culebra” hacía la persona amada y otras que se vuelven sordas, ciegas y lo que haga falta con tal de recuperar lo que han perdido.

Y es que yo personalmente siempre he pensado que en cuanto a rupturas se ha de ser muy claro no dejar cosas en el aire o ser ambiguos. Si le dices a alguien “creo que deberíamos dejarlo por un tiempo” estas siendo muy egoísta porque un tiempo es algo muy relativo ¿Cuánto es un tiempo? 1 día, 2 meses, 3 años? Ó “Es que tengo dudas” ¿Pero qué dudas? ¿Dudas de si me quieres, de si es que no sabes qué hacer con tu vida? Es muy distinto que dudes de si sientes algo por mí, o de si es algo que estamos haciendo mal y por lo tanto se podría arreglar. No digo que todas las rupturas tengan que ser definitivas y que no se haga el esfuerzo de intentar arreglarlo, yo mismo he vivido esta situación y llego un momento en el que se sabe claramente que no se va a arreglar nada porque el otro no quiere arreglarlo por mucho que te pongas a sus pies, como mucho conseguirás salir herida, frustrada y sentirte como una mierda.

Este post viene un poco a colación del post que he leído en el blog de LA GATA, en el que habla de una relación de “Ex” que quedan básicamente para follar y cuál es la reacción de ella y de el, recomiendo que lo leáis, y es que como dice Melendi  en su canción, en el amor como en la guerra siempre hay un perdedor.

Creo si no recuerdo mal que leí en el blog de Lorena “Bitácora de una soltera” las “Etapas del duelo y obstáculos para superar la ruptura”, (tb os recomiendo que lo leáis si estáis pasando por una), eran Impacto, Negación, Pena y Depresión, Culpa, Rabia, Resignación y Reconstrucción.. bien pues hay gente que entre el impacto y la negación se quedan paralizadas y no saben seguir, se amarran a la negación como a un clavo ardiendo y no son capaces de reconocer que la persona a la que querían ya no está con ellos y empiezan un camino de acoso, chantaje emocional, llantos, echar en cara todo lo que tú has dado por esa relación y un largo etc.. si tampoco recuerdo mal esto se llama “fenómeno de la mariposa en la llama” que como la mariposa que se acerca atraía por la llama se quema y aún así no modifica su conducta, hagas tu lo mismo, lo único que te puede pasar es que salgas escaldada/o con la dignidad y la autoestima por los suelos.

 

Cuando esto pasa creo que hay que pararse un momento y pensar  no será que quizá sea estay confundiendo amor con posesión, sexo con dependencia, chantaje con atención e intrusión con cariño ¿Por qué no puedo superarlo?  Durante el proceso de una ruptura dolorosa me compre el libro “Ya no sufro por amor” de Lucia Etxebarria, independientemente de que a la gente le gusta esta mujer o no y de que no puedo compartir todos sus puntos de vista, hay muchas cosas del libro que te ayudan a reflexionar acerca del comportamiento durante la relación y durante la ruptura.

 

Lo que también creo que es importante es si has pasado por esto y eres de los que se han humillado, no lo pienses más, lo hecho esta hecho , piensa en positivo, lo bueno de estar en el fondo es que ya solo puedes ir subiendo, no te martirices, ya ha pasado y has aprendido (o eso espero) que no sirve de nada, que hay un límite entre lo que se hace y es respetable para salvar una relación y lo que es humillante para ti e inquietante para la otra persona.

 

Ninguna trama que te inventes, nada de lo que le digas a la otra persona hará que te vuelva a querer si ya no te quiere, quizá pienses, si le digo que me voy a suicidar, o es que estoy embarazada o algo similar, bien, lo más probable es que le des pena,  y una cosa es mantener a una persona a tu lado a pesar de todo y otra muy distinta que te vuelva a querer.

 

Hay que tener por otro lado mucho valor y mucha paciencia para enfrentar esta clase de reacciones, porque el dejado por supuesto siempre es la víctima y el que peor lo pasa y nadie se para a pensar que el papel del que está dejando puede ser mucho peor, la culpa, el acoso etc… y pensemos que muchas veces lo fácil seria seguir con esa persona y luego hacer lo que te diese la gana y sin embargo tomas la decisión.

 

En definitiva todos en mayor o menor grado hemos pasado por una situación así, y solo depende de ti como enfrentarla.  Esta es mi opinión, y si siempre es más fácil decir que hacer, con esto quiero decir que ni pretendo ser condescendiente ni dármelas de lo que no soy, si tienes otra opinión pues ya sabes…comentario al canto…


Una cosa más, el tiempo lo cura todo, puede que las heridas a veces escuezan pero nada es para siempre ni siquiera el dolor.






Palabrita de la niña ratón

13 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el post. En especial la parte en la que se recuerda que el que deja también sufre.
    El que deja no siempre deja porque ha encontrado otra persona, hay veces que el amor se acaba pero no el cariño y sabes que a esa persona a la que has amado y quieres tanto está sufriendo ¡y encima por tu culpa!. Es importante saber que todo el mundo tiene sus razones y no siempre es fácil ser consecuente con lo que se siente o se piensa.
    Muy importante también cuando se es el "dejado" no chantajear emocionalmente o con mentiras al que deja, eso no es sano para nadie

    ResponderEliminar
  2. Hola NAray;
    Subscribo palabra por palabra lo que dices, las razones pueden ser miles no es siempre pq tengas a otra persona, a veces se hace porque crees que es lo mejor que puedes hacer, y alguien tiene que dar el paso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola, un ratón! Bueno, ante todo, muchas gracias por la mención. :)
    La verdad es que tienes mucha razón: he conocido a gente aparentememente madura, seria, con la cabeza en su sitio, a la que la desesperación por verse abandonados por sus parejas les ha llevado a arrastrarse y a hacer cosas que de otra forma, nunca hubieran hecho.
    Es muy triste.
    Y todos, en mayor o menor medida hemos tenido nuestra momento de "pérdida de dignidad". Aunque hay casos extremos.
    Yo también creo que en cuestiones de amor (o más bien de desamor), una retirada a tiempo es una victoria.
    No podemos obligar a alguien a que nos quiera, no podemos intentar retenerle a base de chantaje, de acoso, de mentiras...
    El amor es algo que se merece, no se puede forzar. Y además, yo no querría que alguien estuviera conmigo por pena, por obligación, por rutina... Quiero que me quieran sin más.
    Y si ya no me quieren, pues recogeré los pedacitos de mi corazón, me iré con la música a otra parte, lloraré lo que tenga que llorar, pero no rogaré ni me arrastraré. Y ... ya volverá a salir el sol.
    De todas formas, es fácil decirlo, otra cosa es hacerlo cuando estás hecha polvo y quieres volver desesperadamente con esa persona. Pero creo que, ante todo, hay que quererse a una misma y no perder la dignidad. Nadie merece que te arrastres por él
    Un beso! ;)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Estoy contigo en que prefiero recoger los pedazos de mi corazón e irme a lamer las heridas donde no me vean, para bien o para mal yo tengo más orgullo que Don Rodrigo en la horca, a veces me he hecho el capullo por este orgullo y otras veces me ha salvado de hacer el ridiculo más grande.
    Un besito gatuna

    ResponderEliminar
  6. Buff, yo si que me humillé en una relación anterior. No es que me avergüence porque estaba luchando por lo que quería, ahora, después de esa experiencia lo afrontaría de otra manera, pero entonces.......YA dice el refrán que lo que no te mata, te hace más fuerte :-)

    ResponderEliminar
  7. Ahí le has dado, a tren pasado uno ve las cosas de distinta manera y lo mejor es pensar que al menos aprendiste algo.
    Besitos Aliena

    ResponderEliminar
  8. Has clavado la entrada Ratón; estoy totalmente de acuerdo contigo, ya que hasta hace poco, estaba en una situación parecida... Doy gracias por haber abierto los ojos a tiempo, y hoy por hoy, me alegro de haber sido valiente al poner las cartas sobre la mesa y dejar una relación que sólo me hacía daño...
    Tu entrada me ha hecho reflexionar y reafirmarme en mis principios. Todo es cuestión de actitud, y como tú bien dices "el tiempo lo cura todo".

    Un beso y gracias!

    ResponderEliminar
  9. Hola Julia;

    Leí de tu relación en el blog, pues esta claro que si estaba haciéndote daño efectivamente había que terminar, lo cierto es que es muy difícil tomar la determinación porque muchas veces no se trata de un tema de amor, puedes querer a la persona con locura pero fallar en mil cosas más y entonces no tiene vuelta atrás.
    Espero que tu corazoncito ya este remendado, y sino que lo este pronto
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Esto pasa mucho en relaciones descompensadas, en las que uno piensa en la otra persona todo el día y la otra parte por la noche... Hay que encontrar nuestro fifty-fifty ;).

    Muaks

    ResponderEliminar
  11. El tiempo y la aceptación lo curan absolutamente todo.
    Desde los muertos a las rupturas.
    Todo ese dolor desaparece.
    Como lo haremos nosotros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Toro:

    Creo que lo has clavado, el tiempo y la aceptación.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Yo he dejado más veces que me han dejado a mí. Para mí, aunque este feo que lo diga, siempre ha sido una liberación. Y es que como decía mi madre es mejor querer a que te quieran. Si tú no estás ya bien con alguien, eso se convierte en una cárcel, y nada se puede hacer cuando el corazón tiene otros derroteros.

    ResponderEliminar