martes, 11 de octubre de 2011

MAMI QUE SE SERÁ LO QUE TIENE EL JEFE

Eso es lo que nos llevábamos preguntando hace tres semanas, y es que “hijoputajefe” esta apagao, mustio, en definitiva triste, y tú dices bueno y ¿ A mí qué? Pues si señores a mí en realidad me la trae al pairo, excepto por algunas cosas.
Mi jefe tiene una personalidad bipolar, en ocasiones múltiples personalidades esta la personalidad que le dio su nombre de ahora “hijoputajefe”  y vosotros pensareis, buahhhh el mío es peor, bueno pues puede que ser que sí, pero cuando aquí el colega de la vega tiene el nivel de hijoputismo alto es capaz de soltar perlas como esta:

  • Situación uno; durante el año 2009 pase una época realmente mala de salud en una ocasión tuve un cólico nefrítico o una piedra en el riñón, pa entendernos, fue el quien me llevo al hospital y acto seguido me trajo al trabajo porque para mear la piedra “es igual aquí que en tu casa”, si alguno ha sufrido alguna vez un cólico sabrá que son dolorosos que te cagas hasta que la piedra hace aparición, bueno pues tuve que estar aquí toda la tarde que parecía chiquito de la calzada. En otra ocasión el mismo año sufrí así de seguido, tiroiditis, hipertiroides e hipotiroides, no os podéis imaginar lo jodida que me tenían las hormonas, una mañana que no me presente porque estaba en el hospital, me llamo muy ofuscado ¿Dónde estás? En el hospital, ¿no puedes ir fuera de horas de trabajo? Ehhhh no, no puedo tragar y casi ni respirar, así que me he venido a urgencias, colgó el teléfono.
  • Una semana después me reunió con él y me dijo que así no podía seguir que de seguir así (es decir enferma) tendría que tomar medidas drásticas, y fue tal la rabia que sentí, y lo vendida que estaba       con las putas hormonas que derrame dos lagrimas frente a él, bueno en reuniones posteriores me ha echado varias veces en cara que ese día llore (claro pedazo de cabrón porque soy humana no un puñetero robot) pero como me arrepiento de haberlo hecho delante de él.
  • Situación dos; mi compañera fue mama el año pasado, durante su embarazo fui testigo de putadas que le hacía poco a poco como cambiarle la agenda para que fuese ella la que viajara fuera de España, hacer comentarios de lo floja que era si se quejaba porque llevaba un portátil (el más grande que hay) de 5 kilos, llego a decirle “tu es que has nacido para rica o para reina”, nos quedamos alucinados y otra vez le mando un correo con copia a todos por supuesto diciéndole que no estaba dando el 100% y que el embarazo la tenia atontada que tenía que espabilar y dejar de echar balones fuera y dejar de escaquearse”, cuando en realidad lo que hacia mi compañera es preparar todo para cuando ella no estuviese.  Y cuando ella iba a volver de la baja que le quedaban días de vacaciones que había dejado para estar más tiempo con sus bebe, la obligo a ir a una reunión en la que no pintaba nada, cortando sus vacaciones, tres días en Inglaterra, lo que hizo que además tuviese que adelantar el momento del destete….no hace falta que diga nada más no?
  • Situación tres; en innumerables ocasiones nos ha hecho a todos comentarios despectivos delante de los demás, en plan “fulanito, está bien que quieras colgarte medallitas por conseguir este proyecto, pero la próxima vez me pones en copia de todo” (si claro cabrón para que te lleves el merito), o en esta oficina se hace lo que yo digo ¿te queda claro? Esta me la soltó a mí, y le dije transparente, me queda transparente. Además de hacer volver a un compañero que estaba con lumbago, porque tan mal no debía estar, porque para él lumbago estar tumbado es lo peor y para estar sentado o de pie, mejor en la oficina (que ya veis que además tiene dotes medicas)


Como veis estos son solo algunos ejemplos pero creo que os puede quedar claro lo cabronazo que puede llegar a ser, otras veces viene de “buenrollito” y soy un jefe súper lo más de guay, te pregunta por tu vida personal y te cuenta la suya como si realmente a ti te importase de algo, solo diré que cuando se entero de mi embarazo ni me dio la enhorabuena ni nada, es que no dijo nada, hasta que una semana después de muy buen rollo (creo que debido a los vinos que se había tomado durante la comida, otra cosa a la que le tiene mucha afición), me dijo, “bueno que no te he dicho nada, que es una gran noticia, que de cuanto estas”., y así un rato hasta que el mis respuestas escuetas dieron paso a un silencio incomodo y paso a otro tema.
Un día está eufórico diciendo que este trimestre es nuestro trimestre y al día siguiente dice que vamos a irnos todos a tomar por saco y todo lo estamos haciendo mal… Pero bueno más o menos le vamos conociendo, sabemos que el día que tiene lo que nosotros llamamos “jornada gastronómica” viene un poco bastante torrao así que viene contento incluso se permite el lujo de tomarse una cervecita aquí en su mesa, ese es el día que puede pedirle cosas, el día que entra por la puerta sin saludar mejor metete debajo de la mesa.

Peerrrrrooo  este estado de ánimo de tener cara acelga rehogada, venir arrastrando los pies, nos traía un poco desconcertados hasta ayer.

Ayer vino por la mañana, no saludo, pero no traía la cara de pocos amigos, sino la de lechuga pocha, nadie quisimos preguntar nada, se fue a una reunión y cuando volvió,  de repente dice, no me encuentro bien creo que me voy a casa, le miro y digo, “ok, no hay problema”, “es que mira” me enseña su mano parece que tiembla algo, “creo que me ha subido la tensión”, “pues nada jefe a casa a descansar” (así te veo menos el careto), cuando de repente cuando me estoy levantando de la mesa para ir a comer, empiezo a oír como unos sollozos o algo parecido le miro y……..HORRORRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR!!!!! estaba llorando, poniendo unas muecas horribles, y yo pa mi, que hago que hago, le digo algo, hago como si no le hubiese visto, pero claro oído está claro que le he oído.(¿Alguna vez os ha pasado que alguien que os cae muy mal requiere algo de compasión por vuestra parte? tu lo intentas, pero rara vez sale)
¿Estás bien? Pregunto así como hace alguien que pregunta por preguntar.. “si, si, es que tengo muchas cosas encima, a mi hermana la han despedido del trabajo y encima se está separando de su marido y tienen problemas con la custodia (yo le escucho impasible, intentando aguantarme las ganas de salir corriendo y digo de vez en cuando “vaya”, aquí hago un inciso, solo con lo que gana mi jefe podría mantener a toooooddddaaa su familia al completo, aunque fuesen una comunidad de gitanos, lo digo de verdad con conocimiento de causa), pero ahí sigo yo oyendo las lamentaciones de un tío que tiene en nivel de sensibilidad de una piedra, me sigue contando su padre está en el hospital, pregunto ¿vaya es grave?, no lo de siempre, es que es muy mayor (hombre entiendo que es su padre pero claro si es cierto que la ley de vida es para todos igual) pero él sigue con la perorata, “y encima la presión de que mañana es la reunión tengo que llevar preparada una presentación y no he hecho nada “(vaya que raro), así que me voy a mi casa, que no me encuentro bien”. “Pues nada que te mejores”.

Sentí un momento, un rayito de pena por él, pero voy a ser honesta me duro poco, sobre todo cuando me llama ya en su casa y me dice que cancele todo lo que tiene estos días (como si fuese su secretaria) que le han dicho que tiene la tensión alta. Aquí empecé a reconcomerme y reconcomerme, he estado todo un mes preparando el evento que tenía que ir con TOOODDDOOOSSSS los jefazos europeos, ha dejado cosas sin hacer y encima me dice que hable yo con SU jefe para decirle que no va a ir (por supuesto me cague hasta en el antepasado suyo del neolítico), no os podéis imaginar la que tuve que organizar para cambiar todos los planes, tanto fue así que la comida me sentó mal y acabe vomitando del estrés.
Entraron mis compañeros y empezó la indignación colectiva, cada uno recordando cuantas veces nos ha echado en cara quedarnos en casa por estar enfermos y no con sus dos cojones no se presenta a una reunión que se celebra en Marbella, tres días, hotel 5 estrellas ,más extras que le ha costado un potosí a la empresa, y ni siquiera ha mandado la presentación ¡¡porque tiene la tensión alta!!MANDA HUEVOS (como bien dijo Trillo)…
En fin chicos/as no se que se le pasa a este hombre por la cabeza, pero lo que sí sé es que sintiéndolo mucho, no me da ni pizca de pena, solo espero que la vida vaya poniendo a cada uno en su sitio.







Palabrita de la niña ratón

20 comentarios:

  1. me gusta tu jefe, con sus idas y venidas y sus incongruencias, debe ser porque yo no tengo ninguno. :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Calma:

    Te lo regalo en un paquetito, envuelto con lacito y te lo envío por mensajería no te preocupes por los gastos que los pago yo, pero no se admiten devoluciones :).

    ResponderEliminar
  3. Buf... Mi jefe murió de repente en agosto... Y ahora tenemos un marrón impresionante. Los dos hijos jóvenes que no se aclaran. Parecen niños pequeños. ¡Y yo en medio!. Estos trabajos nuestros van a acabar con nuestra salud mental.

    ResponderEliminar
  4. bueno ratón,ya ves que tú jefe también tiene corazoncito,las lagrimas no salen de un robot como dices tú.

    ResponderEliminar
  5. Hola Vero:

    No si al final como dice el refrán mejor malo conocido...
    Besos

    Hola Cris:

    No dudo que sea humano y tenga corazón pero grandes cabronazos de la historia también lo tenían,intento sentir lastima por el pero no me sale, a lo mejor con el tiempo, pero en su caso me remito a otro refrán "cada uno recoge lo que siembra"
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Un jefe nunca sera una persona reconocida como buena persona, de ser asi no lo llamarias jefe, lo llamarias compañero.

    ResponderEliminar
  7. Hola Mikel:

    No estoy de acuerdo del todo con eso, he tenido un par de jefes en mi vida, a los que trataba como jefes pero para los que me gustaba trabajar, aprendías, eran buenos en su trabajo, si te tenían que decir algo te lo decían sin tenerte que humillar delante de los demás, y aprendí muchísimo de ellos entre otras cosas que para ser jefe no hace falta ser mala gente con tus subordinados, de hecho probablemente hayan sido en los dos sitios donde más horas he echado extras pero nunca me importo porque cuando necesitaba un día libre por algo o una hora sabía que la podía coger sin problemas, la mayoría de la gente adulta sabe cual es su trabajo y no hace falta que nadie le grite para recordarselo, bueno eso creo yo.

    ResponderEliminar
  8. Uff cómo te entiendo, yo por suerte me libré de uno de estos! el que tengo ahora es bastante bueno, claro que también es otro tipo de trabajo ya que para él soy freelance y ni nos vemos las caras... aún así como todos, cuando quiere tocar las pelotas sabe como!!

    De todas formas, tu ya sabes que a lo tuyo, relajadamente y que le den! que lo importante ahora eres tu ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hola Kat:

    Yo creo que algunos reciben clases sobre como tocar las pelotas al personal ajajajaja.
    di que si, ahora mismo lo importante somos nosotras y nuestros chicos :)
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Nadie esta a salvo de perder la salud, yo tuve una compañera de curro, que tuvo una hija con muchos problemas, pues cuando se incorporó le hicieron la vida imposible hasta que tuvo que irse, decían que siempre estaba deprimida y que no rendía lo suficiente. Es que hay cada uno.

    ResponderEliminar
  11. Hola Apple:

    Yo entiendo que cada empresario tiene que mirar por su negocio y es cierto que puede que esa persona no este rindiendo lo que debería pero también hay que pensar que puede ser una temporada y como tu comentas nadie esta a salvo, lo mismo mañana te toca a ti que la vida da muchas vueltas, yo siempre digo no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti, si tratas mal a las personas luego no esperes que se apiaden de ti.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. La vida le dará lo que se merece.
    Y lo pasará muy mal.
    Cada uno recoge lo que siembra.
    No me gustaría pasar por lo que va a tener que pasar en el futuro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hoal Toro:

    Cada palabra que has dicho es lo mismo que pienso yo. un besito

    ResponderEliminar
  14. Bueno, ahora mismo el mío me parece un ángel... y mira que es un cabrón como no he conocido otro. Tiene perlitas impresionantes pero estas que tú has contado no las supera.
    Ahora querrá que tú o los demás compañeros le apoyéis y le tengáis lástima... pues lo siento... la vida pone a cada uno en su lugar ¡ahora te toca a ti, chato!
    Mucho ánimo para aguantarlo Ratón :)

    ResponderEliminar
  15. Gracias Naray, no si hay cada uno por ahí que no se salva, pero este es un ejemplar de traca paca.
    Un besito

    ResponderEliminar
  16. Eso es hijoputismo y lo demás son tonterías

    ResponderEliminar
  17. Lo mejor en estos casos es ser muy profesional en el trabajo. Cumple con tu cometido, trata de usted al jefe (porque es un tratamiento que hace que haya distancia, que no se tomen excesivas confianzas contigo), y recuerda que tú estás haciendo las cosas bien. Lo que hagan o digan los demás no es asunto suyo, no dejes que te afecte, tu trabajo está bien hecho.

    Y en cuanto a consolar un poco al jefe cuando lloraba, creo que hiciste lo correcto, porque él puede que sea mala persona, pero tú no lo eres.

    Pero bueno, es verdad que es difícil convivir con alguien que se comporta como tu jefe.

    ResponderEliminar
  18. Los jefes son muy jodidos.

    Besos de princesa

    ResponderEliminar
  19. Hola Tarambana:
    Ya es tarde para tratarle de usted, además de que el no me dejaría pero bueno, el problema es que aunque tengas la satisfacción de que tu trabajo esta bien hecho según se levante el señor para el estará bien o mal y entonces tocara repetirlo más la bronca sin ninguna explicación.
    Un beso

    Hola Princesa:

    Si usted un día tuvo uno no?
    Besos

    ResponderEliminar